ACOSO DE CiU, ERC, ICV Y LA CUP a una familia de Mataró por pedir educación bilingüe


© Publicado por Alejandro Tercero en Cronicaglobal el 14-5-2015
catalunyaLes presento esta noticia publicada en Cronicaglobal el pasado 15-5-2015, una vez más, vinculada con el tema del acoso en Cataluña. Entiendo perfectamente por lo que han tenido que pasar estos padres que solo querían lo mejor para su hijo y que se han encontrado con una enardecida marea humana que les ha sometido a ellos e indirectamente a su hijo a una acoso y presión intolerables. Yo llevo padeciendo la persecución sistemática por parte de ciertos sectores vinculados directamente con las élites nacionalistas catalanas desde hace más de 13 años y comprendo perfectamente por lo que ha tenido que pasar esta familia, hasta el punto de tener que reconsiderar su decisión (Por el bien de su hijo) aunque los tribunales les hayan dado la razón.
Aquí les dejo la noticia para que saquen sus propias conclusiones:
Destacados dirigentes y concejales de los partidos nacionalistas junto a profesores y al AMPA encabezan una concentración para reclamarentre gritos deindependencia“- el desacato a una sentencia que ordena a la Escuela Pia Santa Anna impartir educación bilingüe en las clases de dos alumnos. Padres y activistas independentistas proponenarrinconara los niños y hacerlesun apartheid como con los negros“. Tras la ofensiva, la familia valora renunciar al derecho que le han reconocido los tribunales.

RELACIONADOS:

1. El TSJC ordena a otros dos colegios ofrecer, al menos, un 25% de las clases en castellano
2. Todos deberíamos tener menos miedo y exigir bilingüismo escolar
3. Orwell Cannetti y la masa de acoso
4. Condenan a una escuela en Cataluña por Acoso a un Homosexual
5. Acoso de la lengua catalana entre los niños
6. La CUP de Santpedor acosa a un miembro de SOMATEMPS
7. HABLAME EN CASTELLANO IMBÉCIL” Un estudio financiado por CIU denuncia Acoso al Catalán

Concentración en la Escuela Pia Santa Anna de Mataró para reclamar el desacato a la sentencia que ordena impartir un 25% del horario lectivo en castellano en dos clases / FOTO: youtube.com

acoso organizado en cataluña

Una familia catalana reclama judicialmente el derecho a que sus hijos reciban parte de la enseñanza en castellano. Los jueces le dan la razón. Es importante señalar que le dan la razón al 25%, que es exactamente el porcentaje establecido de horas lectivas en castellano.
El gobierno autónomo dice que no cumplirá la ley. Y una nutrida manifestación frente al colegio le exige lo mismo. El resultado, según escribe Alejandro Tercero en Crónica Global, es que la familia parece dispuesta a renunciar a sus derechos.

Acoso OrganizadoEs interesante centrarse en la manifestación de ayer, una depurada exhibición del totalitarismo de la masa que, como tal, arranca de las mentiras y desemboca en las amenazas. La gran ausente de la fastidiosa ceremonia es la familia que reclamó. Allí hay lenguas, naciones, políticos y abstracciones diversas; pero ni una sola alusión al sujeto real de derechos. La ausencia queda perfectamente retratada en este párrafo, que trato un poco para que sea inteligible, del facebook de Oriol Abelló García, uno de los miles. Dice: «Gracias, padres del alumno. Después, si su hijo se queda solo a la hora del patio no será culpa de los otros, sino de ustedes que están a favor de que se haga un apartheid, o como en América se hizo con los negros. Los raritos no somos los que hablamos catalán. Los raritos son ustedes»

El pobre Oriol balbucea como puede. Pero lo que dice es, exactamente, lo que dicen las élites educativas catalanas desde hace treinta años. Los raritos son ustedes y vamos a ayudarles a que dejen de serlo. (…)
No parece que el gobierno tenga claro lo que significa hacer política. Este ejemplo de Mataró puede servirle. Hacer política es que una familia no deba sufrir en solitario la carga de defender sus derechos. Hacer política es legislar adecuadamente para que la enseñanza de la lengua oficial la garantice el Estado y no deban costearla moralmente los ciudadanos. Hacer política es evitar el desamparo.

acosoHan pasado muchas horas ya desde la escena ruin y soleada de Mataró. Ni el Partido Popular ni Ciudadanos ni UPyD han levantado una mano para proteger a los ciudadanos de esta simpática chusma, que te mata a besos. Meses y meses hablando de regeneración y aún no se atreven a saber lo que significa.” (Arcadi Espada, El Mundo, 14/05/2015)

En los últimos años, partidos y entidades nacionalistascon la aquiescencia de un buen número de directores de colegiohan ejercido todo tipo de presiones contra las familias que reclamaban una educación bilingüe en Cataluña. Su objetivo era muy claro: amedrentarlas para que desistieran en sus peticiones -impidiendo que llegasen a los tribunales- y evitar que se generase un efecto llamada en otras familias.

Sin embargo, jamás se había llegado a los extremos de este miércoles. Varios centenares de personas, convocadas por Som Escola (entidad controlada por Òmnium Cultural) y por la AMPA (asociación de madres y padres de alumnos) del centro y con la participación activa de destacados dirigentes locales y concejales de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, se han concentrado ante la Escuela Pia Santa Anna de Mataró para exigir el desacato a la sentencia que ordena impartir, al menos, un 25% de las clases en castellano en los grupos de dos niños de una familia matriculados en ese colegio.

CHIVO-EXPIATORIOEntre los asistentes se encontraban el primer teniente de alcalde de la ciudad, Joaquim Fernàndez Oller (CiU); la segunda teniente de alcalde, Núria Calpe Marquet (CiU); el concejal Ramon Reixach Puig (CiU); el alcaldable de ERC, Francesc Teixidó; el concejal de ICV-EUiA Esteve Martinez; y losnúmerosdos y tres de la lista de la CUP para las municipales, Carme Polvillo y Joan Jubany, que han querido mostrar su apoyo público a la movilización.

El lema de la concentración, un llamamiento a la “desobediencia

La concentración se ha convocado bajo el lema “Defendamos la escuela en catalán. Desobediencia. No a la imposición judicial del castellano en la escuela Santa Anna“.
Durante el acto se han leído varios discursos. Una alumna del centro ha cargado contra el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y ha hecho un llamamiento a movilizarse para defender la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán. Un representante de los organizadores ha pedido a la Generalidad que “no dé ningún paso atrásy evite el bilingüismo escolar.

Video

LA PRESIDENTA DEL AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) SEÑALA A LA FAMILIA QUE RECURRIÓ A LOS TRIBUNALES:

En declaraciones a los medios, Fèlix Galceran (profesor de primaria del centro) ha denunciado que tras las sentencias sobre bilingüismo hay “una voluntad política” y “electoralista”, y ha señalado que el colegio “pondrá a alguien” a disposición de los niños afectados para que puedan recibir una asignatura en castellano -pese a que la sentencia ordena que sea toda la clase la que reciba el 25% del horario lectivo en esa lengua-.
La presidenta de la AMPA de la escuela Santa Anna, Rosa Torroella, ha apuntado a la familia que recurrió a los tribunales para garantizar los derechos lingüísticos de los niños: “Esta familia tiene sus ideas, y tiene todo su derecho a tener sus ideas, pero por dos personas se tiene que cambiar todo un modelo, y eso es un poco fuerte“.
Otro profesor del centro, Carles Móra, también ha cargado contra la resolución judicial, tildándola de “atentado total“, “infumable” y señalando que “no se tiene que permitir” porque es una “humillación“.

Concentración politizada

Durante la concentración se han podido ver ‘esteladas‘, carteles instando a la desobediencia y pancartas de los partidos independentistas, y se han coreado gritos a favor de la independencia de Cataluña.
Todo ello acompañado por los numerosos carteles colgados en las paredes del colegio con lemas comoCatalonia is not Spain” (firmados por la JNC, las juventudes de CDC), “Wertgonya” (haciendo un juego de palabras con ‘Wert’ y ‘vergüenza’, en catalán) y “Por un país de todos, la escuela en catalán” (con el logo de Som Escola).
cataluña acoso

Proponenarrinconara los niños y hacerlesun apartheid

Por otra parte, en las últimas horas varios padres de la escuela Santa Anna se han movilizado en foros sociales para tratar de evitar que se acate la sentencia. Según ha trascendido, algunos de esos mensajes apuntan directamente a los padres de los alumnos que recurrieron a los tribunales para garantizar los derechos lingüísticos de sus hijos, e incluso ponen en el punto de mira a los propios niños, proponiendo que se les ha deARRINCONAR“.

cataluña acosoConocidos activistas del entorno de CiU de Mataró han ido más allá. Este es el caso de Oriol Abelló García, que desde su cuenta de FaceBook también ha señalado a los niños: “Gracias padres del alumno. Después, si su hijo se queda solo en la hora del patio, no es culpa de los otros sino de ustedes, que están a favor de que se haga un apartheid o como en los EEUU hicieron con los negros“.

La campaña de acoso nacionalista da sus frutos

Lo cierto es que las descomunales medidas de presión y acoso contra la familia que acudió a los tribunales para exigir el derecho a recibir una educación bilingüe parece que empiezan a dar sus frutos.

Según diversas informaciones, y a pesar de que la dirección del colegio habría propuesto impartir en castellano la asignatura de matemáticas en las clases de los dos niños demandantes, la familia podría estar valorando dar un paso atrás y renunciar al derecho a recibir una educación bilingüe que le han reconocido los tribunales.

VIDEOS:

odio a españa

CONDENAN A UNA ESCUELA EN CATALUÑA POR ACOSO A UN HOMOSEXUAL


© Publicado por en Barcelona el 16 de Junio del 2014
 
  • Un juzgado obliga al centro a indemnizar a la familia con 51.000 Euros.

Homosexualidad Acoso La escuela Nuestra Señora de Montserrat de Cerdanyola del Vallès ha sido condenada a indemnizar a un alumno con 50.770 euros por el acoso recibido durante cuatro cursos. Los hechos se produjeron entre 2004 y 2009, motivados, según la víctima J. M. M., por su condición de homosexual. El juzgado de primera instancia de esta localidad considera probada la existencia de un caso de acoso escolar y critica la inacción del colegio. “El centro escolar disponía de datos y observaciones que suficiente y debidamente analizados podían haber permitido prever y corregir los comportamientos de acosos que se produjeron a lo largo de los cursos”, asegura la sentencia con fecha de mayo y avanzada por El Periódico.

J. M. M., que actualmente tiene 19 años, llegó a este centro concertado de Cerdanyola en 2004. Los problemas con un grupo de compañeros se iniciaron durante el segundo año. “Me llamaban, maricón, marginado….”, explicó la víctima a la juez. También denunció que recibía codazos y que lo intentaban hacer caer por las escaleras. La madre avisó de estos problemas a los profesores y le recomendaron que llevara a su hijo al psicólogo. “Se constata que la relación entre el menor y sus compañeros no era la deseable” y que era la tutora la que forzaba la situación para que los niños se relacionaran, detalla la juez, que considera que ya en el segundo año “la relación entre la madre y la tutora fue lo suficientemente constante como para detectar una situación de angustia en la madre”.

La situación se agrava al curso siguiente, hasta que el 2007 se produce uno de los episodios que más ha quedado grabado en la memoria del joven. En una excursión a un paraje natural al que se accede en jeep, la víctima asegura que algunos compañeros intentaron tirarlo del vehículo. La dirección del centro admite en un informe posterior que se produjeron “pequeños incidentes” ese día, aunque niega el extremo denunciado por la familia porque “era un vehículo totalmente cerrado”.

No obstante, dos estudiantes testificaron y confirmaron las vejaciones recibidas por la víctima de forma continuada, así como el episodio de la excursión. “Lo intentaron echar del jeep y durante la hora de comer le intentaron meter un palo por el culo”. Ese día el joven acabó en urgencias por un cuadro de ansiedad. Sus compañeras también aseguran que los insultos eran habituales y que sus acosadores “avisaban al resto de compañeros de que no lo tocaran porque se podían infectar”.

  • Me llamaban, maricón, marginado….. La víctima también denunció que lo intentaron tirar por las escaleras

Después de dicho episodio, el centro emprendió algunas medidas como hablar con las familias de los estudiantes afectados y realizar charlas alrededor de la intolerancia con los menores. “En ningún caso se toman medidas de control y vigilancia sobre los menores afectados en el incidente, ni tampoco ninguna medida disciplinaria”, apostilla la juez.

En sus diferentes declaraciones, algunos profesores minimizan lo sucedido y lo atribuyen a las típicas rencillas de adolescentes. Más aún, la directora del centro niega en un informe que “exista acoso hacia J. M. M” y que este “sobrevalora los hechos que le pasan en la escuela cuando los explica diariamente a la familia, pero no busca soluciones, ni tampoco el asesoramiento del tutor. Su demanda a la escuela consiste en llamar la atención del profesorado mediante quejas constantes del resto del grupo”. La responsable del centro considera que el alumno tiene una “actitud poco tolerante con el resto de sus compañeros” y que esto provoca que a veces sea “poco aceptado” por ellos. También piensa que el alumno está “sobreprotegido” por su madre.

Pero hay otros, como un tutor de secundaria, que relata que J. M. M. había llegado a este centro concertado proveniente de otra escuela del municipio donde “ya había sufrido incidentes por acoso y discriminación”. Además este docente admite en su declaración cómo había tenido que interceder en alguna ocasión ante “acciones violentas” de alumnos de secundaria, mayores que la víctima, que incluyo llegaron a ser expulsados dos días.

  • El joven estuvo en tratamiento psicológico más de dos años

Homosexuales AcosoEn 2009 se produce otro incidente, que precipitará la salida de J. M. M. del colegio. Uno de sus compañeros cuelga en un blog su foto junto a mensajes homófobos y amenazas de muerte. Ese curso la víctima abandonó la escuela y estuvo 900 días estuvo en tratamiento psiquiátrico y psicológico, valorado en los 50.770 euros que la escuela debe ahora pagar a la familia. Según un informe médico, J. M. M. padeció entre 2007 y 2009, mientras estudiaba en dicho centro, “un trastorno adaptativo mixto, con ansiedad y estado de ánimo deprimido”, que superó con la medicación y el cambio de centro. “Si desde el principio hubiera habido un seguimiento de la interrelación entre la víctima y el resto de alumnos por parte del centro escolar, con total seguridad se hubiera evitado el problema que afectó al menor”, remacha la sentencia.

El centro, que ya ha anunciado que recurrirá la sentencia, defiende que “utilizó todos los medios en su poder para solucionar esta situación” y que “actuó de forma inmediata” cuando se produjeron los incidentes. Pero en su escrito la juez espeta a la escuela que fueron medidas como charlas y tutorías, pero “no consta ninguna actuación específica que afectara al menor y a los presuntos agresores no se les sancionó”. La directora asegura que no conocía la orientación sexual del alumno y ve contradicciones en algunas de las afirmaciones del chico. “El chico salía contento de la escuela y a la mañana siguiente su madre venía diciendo que su hijo estaba angustiado y había dormido mal. A lo mejor el problema lo tenía en casa“, suelta la docente.

El joven considera que sus cuatro años en la escuela fueron “un infierno”. “Fueron humillantes y lo único que quería era morirme”. Explica que ahora se encuentra bien y satisfecho con la sentencia. “Es un precio bajo para lo que pasé, pero estoy orgulloso por la lucha”, admite por teléfono este estudiante que la pasada semana hizo la Selectividad con vistas en septiembre a iniciar una nueva etapa en la universidad estudiando Turismo.

VIDEOS

RELACIONADOS

1. La escuela para homosexuales que se va ha construir en Manchester

gang stalking

El PP DE CATALUÑA DENUNCIA POR ACOSO A LOS “TRABUCAIRES”


RTVE.ES/AGENCIAS – BARCELONA 25.08.2014

  • Los trabucaires dispararon salvas de pólvora durante las fiestas de Cardedeu
  • El acto fue “una verdadera intimidación”, según el PPC
  • La agrupación de trabucaires asegura que era un acto festivo de cultura popular
fusilan concejal PP

El PP catalán llevará a la Fiscalía a los «trabucaires» que simularon fusilar a un concejalConsideran que el concejal popular fue víctima de un acto de «acoso e intimidación» y espera que se actúe «con contundencia»

Video de la noticia en RTVE

El Partido Popular de Cataluña (PPC) ha presentado este lunes una denuncia ante la Fiscalía de Barcelona por “acoso e intimidación” contra siete trabucaires que, durante la fiesta mayor, dispararon varias salvas de pólvora ante la vivienda del concejal popular de la localidad barcelonesa de Cardedeu Jaume Gelada simulando, a su juicio, un fusilamiento.

El concejal, que el pasado día 23 presentó una denuncia por estos hechos ante la Policía Municipal de Cardedeu, ha declarado a los medios que con la denuncia pretende conseguir “un poco de respeto, que no se traspasen líneas rojas y poder vivir en armonía”.

Gelada ha hecho estas declaraciones antes de entrar a la sede de la Fiscalía para registrar su denuncia, flanqueado por el presidente del PP provincial, Alberto Villagrasa, y el líder popular en la capital catalana y responsable de asuntos institucionales del partido en Cataluña, Alberto Fernández Díaz.

Ha explicado que denuncia a siete ‘trabucaires’ porque son los que ha podido identificar: les ha vinculado a partidos o entidades soberanistas -ERC, CUP y mnium Cultural- y ha dicho que uno de ellos fue concejal republicano.

Los trabucaires ordenaron abrir fuego y disparar a discreción

Según el PPC, los hechos ocurrieron la mañana del 17 de agosto durante la fiesta mayor del municipio, cuando una quincena de miembros de la “Colla de Trabucaires”, hombres armados con un trabuco que continúan una tradición secular, formaron dos filas ante el domicilio del edil popular tarareando el himno del PP, al tiempo que una de las personas ordenaba abrir fuego y disparar a discreción.

El PPC asegura que los trabucaires dispararon salvas de pólvora a cada orden “apuntando al domicilio” del concejal, que observó lo que sucedía desde el balcón de su casa durante más de quince minutos.

Los trabucaires continúan una tradición que se remonta al siglo XVI, cuando estas agrupaciones, algunos de cuyos miembros vivían al margen de la ley, comenzaron a participar en las festividades de localidades catalanas para lanzar salvas de gala y dar mayor solemnidad a determinadas ceremonias.

Jaume Gelada ha agradecido tanto al PP como a los habitantes de Cardedeu que, “con la boca pequeña por la inquietud que produce dar ayuda pública”, le han dado muestras de apoyo en los últimos días. También ha avanzado que la alcaldesa, la convergente Calamanda Vila, le ha dado su apoyo “en privado”.

“Más allá de una broma de mal gusto”, según el PPC

Alberto Fernández ha afirmado que estos hechos “van más allá de una broma de mal gusto: una verdadera intimidación” que debe tener la respuesta judicial pertinente”.

“Estos hechos no son causales ni excepcionales. Quiero poner de manifiesto el “incremento de insultos y amenazas” a cargos electos del PP y en las sedes del partido, ha añadido Fernández, que lamenta que los partidos no condenen públicamente estos hechos.

Alberto Villagrasa ha asegurado que, con su presencia y la de Fernández, el PP quiere demostrar que todo el partido apoya plenamente a su concejal ante hechos que “en democracia, no son pertinentes y son inadmisibles”.

El PSC condenará la actuación si se demuestra “mala intención”

La portavoz del PSC, Esther Niubó, ha afirmado este lunes que su partido condenará “sin paliativos” el acoso de los trabucaires al concejal siempre que “se demuestre que hubo mala intención, vinculada a un acto violento”, cosa que “se desconoce por el momento”.

En este sentido, la consellera de Bienestar y Familia de la Generalitat, Neus Munté, de Convergencia, ha declarado a los medios en las fiestas del barrio barcelonés de Sants que los trabucairesforman parte de la normalidad de las fiestas mayores” en todos los pueblos y ciudades de Catalunya.

“Creo que a veces las cosas toman una dimensión que no corresponde y que se justifica quizás porque estamos en verano y hay más tranquilidad”, ha comentado Munté, además de afirmar que” no merece la pena perder mucho tiempo en este asunto, ya que las aguas volverán a su cauce muy rápidamente”.

Por su parte, el portavoz de los trabucaires de Cardedeu, Manel Álvarez, ha asegurado, en declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, que tienen la conciencia “muy tranquila” porque no pretendieron ningún fusilamiento y que era un acto de cultura popular de carácter festivo.

Organizaciones piden que se tomen medidas contra los autores

Por su parte, la plataforma Sociedad Civil Catalana (SCC) solicitó el pasado día 23 a los Mossos d’Esquadra que actuaran contra los autores del fusilamiento simulado al concejal. A juicio de uno de los promotores de SCC, Juan Arza, la actuación es una “amenaza intolerable contra este representante político, que lo calificó de una “broma macabra y una intimidación” y solicitó a los distintos colectivos independentistas que tomen medidas contra sus simpatizantes que participaron en este acto.

Asimismo, el presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (Acvot), José Vargas, pidió la intervención de la Audiencia Nacional contra los trabucaires, a los que tildó de “batasuneros catalanes, porque, en su opinión, “las autoridades judiciales catalanas están viciadas“. Vargas aseguró además que el fusilamiento simulado de Cardedeu es una muestra de que el debate independentista en Cataluña “está sembrando odio y división”.

VIDEOS:

ACOSO DE LA LENGUA CATALANA ENTRE LOS NIÑOS


© Publicado el 28 de enero del 2015

  • No se puede ser mero observador del adoctrinamiento en los colegios, y debemos pedir que se eduquen y enseñen a nuestros hijos como es debido, y que se pueden expresar en el idioma que quieran, tanto en Catalán como en Castellano, y no se les castigue por ello.
ACOSO CATALUNYAA

Si un niño pide pan, agua o pis en castellano hay que ignorarlo

AUTOR: MANUEL ROMERO (Sep – 2008 – EL MUNDO)

La monitora de un comedor escolar de Barcelona denuncia el sistema de imposición del catalán promovido por la Generalitat en Cataluña:

La imposición del catalán en los centros educativos de Cataluña traspasa los límites de las aulas. La Consejería de Educación de la Generalitat, a través de directores, profesores y personal de servicio, interviene en los patios, los comedores, las actividades extraescolares y en el ámbito familiar. No son incidentes aislados. Es una estrategia para imponer el catalán como lengua habitual fuera del horario lectivo. El fervor de unos y el temor de otros permite que niños de 6 años vean afeada su conducta por pedir hacer pis en castellano.

BARCELONA.- Como en cualquier sistema de dominación en el que los cómplices pasivos son necesarios, la inmersión lingüística en Cataluña requiere de colaboradores tácitos que ejecuten las reglas que emanan de la Consejería de Educación de la Generalitat. Sara Burgos estaba llamada a engrosar esas filas pero ha roto la cadena de órdenes y el manto de silencio que cubre la implantación del catalán en las escuelas y en la sociedad catalana, informa hoy El Mundo.

Para el Colegi de Educació Infantil i Primaria Gayarre, en el barrio de Sants de Barcelona, su rebelión no es baladí. La insubordinación de Sara, monitora de comedor de 22 años de edad, representa, a juicio de sus superiores, una amenaza para los cimientos de la política lingüística de la Generalitat.

Su acción de sabotaje: contestar en su idioma a los niños de Primero de Primaria -de 6 años- que le solicitaban permiso en castellano para hacer pis o reclamar algo más de pan o agua en la comida.

Sara Burgos es natural de Barcelona y vive en la cercana localidad de Santa Susana, en la comarca del Maresme. Aunque su lengua materna es el castellano, habla perfectamente catalán. «Cuando comencé a estudiar, siempre en colegio público, acababa de ponerse en marcha la enseñanza en catalán, así que lo hablo sin problemas. Quien se dirige a mí en catalán le contesto en ese idioma y si me hablan en español, cambio con naturalidad. No recuerdo que nadie en mi infancia me prohibiera hablar en castellano».

Su relación con el aparente equilibrio lingüístico de Cataluña dio un vuelco a principios del pasado junio, cuando el curso escolar estaba a punto de concluir. «Estoy estudiando Integración Social y realicé un curso de monitora de comedor de colegio, una actividad muy socorrida en Cataluña para ganar algo de dinero y ayudarte en los estudios».

Sus funciones en el colegio Gayarre eran sencillas. Cada día, Sara Burgos debía acompañar, a la una de la tarde, a un grupo de niños procedentes de la clase de Primero de Primaria y llevarlos al comedor, atenderles y vigilarles durante el almuerzo, conducirlos al patio de recreo y devolverlos a su aula a las tres.

«Comencé a realizar esta labor en enero. A finales de curso, en los primeros días de junio, se dirigió a mí la coordinadora del comedor. Me explicó que la Generalitat había realizado una encuesta escolar y se había detectado que las monitoras hablaban castellano frecuentemente con los niños en el patio de recreo. A ello se sumaba que mi grupo tenía un alto índice de conversación en castellano conmigo en el comedor. Después de recriminar mi acción, me dijo que lo que estaba sucediendo era muy grave y que tenía que acabar con esta situación. Había que erradicar el español de las escuelas catalanas y de ésta en particular».

Sara Burgos se quedó atónita. Durante cinco meses había estado respondiendo a los niños en el idioma en el que se dirigían a ella y eso, al parecer, ponía en riesgo los objetivos lingüísticos catalanistas.

Sara desconocía que aquel incidente no era una anécdota o una rabieta de su superiora. Había incumplido el espíritu y la letra del Plan por la Lengua y la Cohesión Social, elaborado en 2004 y actualizado hace un año por la Consejería de Educación de la Generalitat de Cataluña. El proyecto establece en su página 21 las normas básicas de actuación dentro de la escuela,
tanto pública como privada, para «incrementar el uso de la lengua catalana y el aranés, si fuera el caso, como lengua vehicular y de comunicación en los centros educativos». Esa era la clave.

Sara Burgos había incumplido la regla. La Consejería de Educación de la Generalitat dispone de numerosos equipos humanos, herramientas técnicas y la información de colaboradores voluntarios que la mantienen al tanto del estado de la cruzada para la imposición del catalán. «La Consejería habían realizado un test para conocer el idioma de los niños en las horas lectivas, no lectivas, extra escolares, actividades y comedor», relata Sara.

El Plan por la Lengua y la Cohesión Social indica en la misma página que entre sus fines se encuentra «elaborar un diagnóstico de la situación del centro con la consecuente reflexión y valoración» y «establecer actuaciones para adaptar los programas de inmersión lingüística a la situación actual». Allí estaba Sara, siendo objeto de las medidas correctoras.

«Cuando se conocieron los resultados, el director del colegio llamó a su despacho a mi coordinadora y le entregó el apartado que me afectaba». Constaba que Sara había utilizado el español para contestar a los niños que le habían reclamado en ese idioma algunas de las necesidades a la hora de comer, como pedir más pan, agua o ir a hacer pis.

«Mi coordinadora fue tajante. Si me hablaban en castellano no debía darme por enterada. En su lugar debía contestarles: ‘A veure, torna-me’l a repetir que no t’he entès’ (A ver, vuelve a repetírmelo que no he entendido), ya que estábamos en Cataluña y la lengua de enseñanza es el catalán».

Sara Burgos respondió que no iba a seguir esas directrices y que estaba dispuesta a que la despidieran por ello. «Dije claramente que si un niño se dirigía a mí en castellano, iba a continuar contestándole en su idioma. Por otro lado, en ningún caso he hablado en español si me han preguntado algo en catalán. Entre otras cosas, porque sé catalán. Sorprendentemente éste no era el caso de la coordinadora, que se estaba dirigiendo a mí en castellano en medio del comedor y ante los niños. Ahora está estudiando catalán para alcanzar el nivel C».

Sara Burgos argumentó que existen niños sin ningún conocimiento de catalán y que la única forma de comunicación que tienen es el castellano.

«Hay críos ecuatorianos, incluso un chico de seis años con una edad mental de tres, con problemas de desarrollo y dificultades en el habla, que tiene el castellano como lengua materna y una necesidad muy fuerte de que le hablen en su idioma. También debía contestarle que no le entendía cuando se dirigiera a mí en español».

El enfrentamiento alcanzó su punto álgido cuando Sara puso una sola condición para acatar la orden, «que el colegio cumpliera la sentencia que les obliga a incluir en sus impresos de inscripción la casilla con la opción de educación en castellano, que no aparece». A la coordinadora, esta demanda le pareció todo un desafío y se limitó a decir que estaba conduciendo el asunto hacia un debate político.

La amonestación sirvió para que en las orillas del oasis del colegio público Gayarre afloraran los cactus de la imposición lingüística. «Trataron de convencerme argumentando que para lograr metas profesionales había que cumplir órdenes y que, para alcanzar su puesto, mi superiora había tenido que asumirlas sin rechistar, aparte de que en este colegio el director era de Esquerra Republicana de Catalunya». 

Precisamente la figura del máximo rector del centro sobrevolaba el conflicto. «El se reunió con mi coordinadora, que fue quien me presionó y amenazó con que no llegaría a ningún lado. Directamente el director no se dirigió a mi».

Al día siguiente, Sara Burgos volvió a estar con los niños de su aula. Aunque estaba decidida a seguir tratando igual a los escolares, su comportamiento no era el mismo. «Sentía la angustia de que me estaban escuchando. Me molestaba todo, incluso que los niños me hablaran. Estaba deprimida. Después de la reunión con mi coordinadora me puse a llorar de rabia, de impotencia. Es horrible que traten de privarte de la libertad de expresarte en tu lengua materna».

La amonestación a Sara y el requerimiento al resto de las monitoras del comedor para que no contestaran en castellano a los niños que se dirigieran a ellas en este idioma no provocaron más que su única oposición. «Mis compañeras no decían nada. Al contrario, repetían a la coordinadora que nunca hablaban en español, cuando eso es mentira. Los niños se dirigen a nosotras en castellano y acostumbramos a contestarles en lo que nos hablan. Si es en catalán, les respondemos en catalán. Los críos nos van marcando el idioma y lo que quieren es que les des las respuestas».

El proceso para reconducir lingüísticamente el comedor del colegio público Gayarre no había concluido. Días después, la coordinadora del comedor comunicó a Sara que cuando el director del centro compartiera mesa con ellas, toda la conversación debería ser en catalán. «Era completamente hipócrita. Entre las monitoras hablamos en castellano durante la comida y era antinatural que yo, después de seis meses, comenzara a hablar en catalán a unas personas con la que nunca lo he hecho. Es como si con mi madre empiezo a hablarlo».

Sara recibió este requerimiento en dos ocasiones, sin que ella modificara el hábito. «Nos avisaban cuando iba a venir a comer con nosotras pero yo mantuve mi costumbre. En una ocasión me habló en catalán y yo le contesté en ese idioma, pero recuerdo que otra vez me dirigí a él en español, como algo natural. Cataluña es España y tenemos dos idiomas oficiales».

Tras las vacaciones, Sara Burgos ha vuelto a trabajar, pero ha puesto una condición: que no sea en el CEIP Gayarre. Cuando ella no esté, los niños de Primaria tendrán que aprender a decir pis en catalán si no quieren volver a casa con los pantalones mojados.


DISCIPLINA FÉRREA MÁS ALLÁ DEL AULA

Los colegios en Cataluña se rigen por la Ley de Inmersión Lingüística y por las resoluciones 1 de julio de 2005 de la Generalitat «para la organización y el funcionamiento de centros docentes». En ellas se confiere a los colegios actuaciones que trascienden el ámbito escolar, como el fomento de agrupaciones de alumnos fuera del centro con el fin de favorecer «las interacciones comunicativas para mejorar el aprendizaje y el uso de la lengua catalana».

Además, su plan de actuaciones incluye:

Consolidar la lengua catalana y el aranés, si fuera en caso, como eje vertebrador de un proyecto plurilingüe.

El proyecto lingüístico debe garantizar un tratamiento de las lenguas que dé respuesta a las necesidades reales de todo el alumnado, velando por el uso del catalán como vehículo de enseñanza y aprendizaje y como lengua de relación en todos los ámbitos.

La programación general del centro ha de incluir objetivos y actuaciones que garanticen el uso de la lengua catalana entre los miembros de la comunidad educativa.

Utilizar la lengua catalana como lengua propia de Cataluña, y el aranés en el Valle de Arán, normalmente como lengua vehicular y de aprendizaje en todas las actividades internas y externas de la comunidad educativa.

Establecer pautas de uso lingüístico favorables a la lengua catalana para todos los miembros de la comunidad educativa y garantizar que todas las actividades y las comunicaciones entre el centro y el entorno sean en lengua catalana, sin perjuicio de que se arbitren medidas de traducción en el periodo de acogida de las familias de alumnos recién llegados.

ACOSO CATALUÑA

Pegatina roja para un niño de 5 años por no hablar catalán en el patio