LA FARSA


© Publicado el 8 de Mayo del 2016

CkGOgBqWUAA8bEb
En primer lugar se hace necesario recordar que el administrador de este Blog ha sido víctima de Acoso Organizado desde hace más de 15 años y que a lo largo de los mismos las técnicas de acoso, psicoterrorismo y manipulación empleadas por los perpetradores han sido modificadas a su conveniencia. Han empleado todo tipo de técnicas de multi acoso organizado, psicoterrorismo y de control mental.
También quiero señalar que la mayor parte de las medidas presuntamente represivas que se han adoptado, violan los pilares más básicos sobre los que se sustenta la declaración universal de los derechos humanos y nuestra constitución, ya que atentan directa y gravemente contra la esencia misma de la dignidad humana. Algo a mi humilde modo de ver, del todo inaceptable e injustificable bajo ningún concepto.
Hacer “Luz de Gas” & La “Luz de Gas” empleada por psiquiatras y sociópatas de la Salud Mental (Activar subtítulos en inglés):

La forma más simple de control mental está basada en un estricto y riguroso control de la información que recibe y procesa la víctima, muchas veces conseguido mediante métodos de acoso conocidos cómo “Luz de Gasque incluso pueden prolongarse durante décadas en el caso de que los “perpetradores” dispongan del suficiente poder político y social. El resultado es el “confinamiento” de la víctima en una verdadera “cárcel virtual” pero tan real como la más real de las prisones de nuestro país.
c3qrzcowiaqlbb1La Cruz Roja Internacional y otros organismos de Derechos Humanos nacionales e internacionales, han recibido denuncias como la que pretendemos dar a conocer públicamente desde aquí, sobre todo en países en conflicto social como el nuestro, en donde el grupo instigador del acoso (generalmente la dirigencia de algún grupo enquistado en el poder, o el Estado en su conjunto) y el “gang del acoso” —incluso han llegado a manipular a grandes grupos sociales para convertirse en acosadores y perpetrar ellos, ellas, el asesinato—, han llevado la tortura a casos extremos de Psicoterrorismo en donde incluso (Aunque este no es el caso) son utilizados aparatos de alta tecnología para realizar acciones de espionaje, persecución y TORTURA. Las campañas de odio promovidas por esos poderes económico-políticos se fundamentan en el concepto de identidad negativa.
Algunos organismos de derechos humanos están documentando casos brutales como este, en los que es tal la asimetría entre el grupo acosador y la víctima, que convierten su vida cotidiana, en todos los espacios donde un ser humano puede desarrollarse, en una tortura permanente. Yo mismo, durante los últimos 15 años he intentado llevar una vida normal, pero ha sido completamente imposible, hace 4 años descubrí entre otras “cosasque el sentido del pudor y la auto conservación no me permiten describir aquí, que estaba siendo víctima de este terrible fenómeno social y criminal que se ha venido a llamar por los profesionales Acoso Organizado, Psicoterrorismo y Control Mental. La Ansiedad, el síndrome de estrés postraumático, la fatiga, la depresión, el insomnio y la pérdida de peso, son solo algunas de las consecuencias que ha tenido que pagar mi salud.
Durante milenios los hombres han asumido que inclinarse humildemente, humillarse ante el amo o señor era una respuesta lógica al orden natural de las cosas, que implicaba, entre otras cuestiones, la existencia de personas de mayor valía que otras. Y si uno no se humillaba voluntariamente ante quien estaba por encima en la jerarquía del valor moral, era lógico y normal que fuera el señor por la fuerza quien pusiera a cada cual en el sitio que supuestamente le correspondía. Nada había de humillante, tal como entendemos actualmente el término, en el hecho de ser dominado, subyugado o degradado por la fuerza en un mundo en el que se asumía con naturalidad que los seres humanos no éramos iguales en dignidad y derechos. Durante milenios humillar era una obligación de los señores y humillarse ante ellos una consecuencia natural del orden divino. La sociedad como ya he señalado antes, tenía que comprobar como aquel que delinque, desafía o transgrede las normas establecidas luego sufre. Esta concepción, basada en la idea de la venganza, ha estado vigente en nuestro país hasta la entrada en vigor de la Ley Orgánica de 1982 para la Reforma Urgente del Código Penal. La idea del castigo estuvo presente en el Código Penal de 1944, vigente hasta 1982, a pesar de las reformas de 1963, 1973 y siguientes.
Por desgracia es un hecho para todo aquel que sepa dónde mirar, que en la actualidad existen ciertas estructuras de poder impenetrables que pretenden volver o perpetuar la antigua época dorada de la ética vertical del valor humano, en la que “siervos y señores” conformaban el núcleo central de la sociedad. La sociedad actual debería comenzar a ser consciente de esta aunque difusa y solapada, innegable realidad.
En el nuevo contexto político y moral de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la humillación se define como la denigración forzada de una persona o grupo mediante un proceso de subyugación que daña su dignidad; Ser humillado significa ser puesto en una situación devaluada en contra del interés propio; y humillar es violar la expectativa que toda persona debería tener de que sus derechos humanos básicos sean respetados.
Para una sociedad democrática que tenga como máximo ideal un mundo libre de siervos y señores, el fin de losespectáculos punitivos”  debería ser considerado un gran avance social, el contener la ira popular que se desborda y encuentra en el paroxismo del castigo público satisfacción a sus instintos más primarios a supuesto uno de los mayores pasos que ha dado la humanidad en su evolución social. Por desgracia en este país aun existen gobernantes que no opinan así.
La Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas prohíbe explícitamente infligir un sufrimiento físico o mental (o psicológico) grave:
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos, humillantes o degradantesDeclaración Universal de los Derechos Humanos, (Artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
En el año 1978 la promulgación de la Constitución Española despeja cualquier duda, así, se establece, que la finalidad de la pena no es el castigo sino la rehabilitación del ciudadano y su reinserción social, esto que se ha dado en llamar por algún sector de la doctrina “la asunción de valores sociales”, la interiorización del comportamiento adecuado para vivir en sociedad. Resulta penoso comprobar, como en nuestra democracia y en pleno siglo XXI algunas autoridades gubernamentales de nuestro país continúan entendiendo que la finalidad fundamental de la penano es la reinserción social sino el castigo expiatorio.
En ocasiones como la que pretendemos denunciar desde aquí, pueden aparecer comportamientos de acoso grupal muy generalizados (El denominado Multi Acoso) y la víctima empieza a ser vista como una amenaza, molestia opersona non gratapor todos, el objetivo en esta fase es conseguir la unanimidad en la satanización y estigmatización de la víctima, de ahí a la exclusión de la misma solo hay un paso. El acosador utiliza actitudes o comportamientos de aislamiento y de agresión o ataque más directo o contundente. Y la víctima va perdiendo mecanismos de afrontamiento, de defensa, o de lucha. La primera consecuencia es que la personalidad y comportamiento de la víctima cambian y el acosador aprovecha para indicarlo como causa del problema. Incluso si la víctima lucha contra las anomalías del acosador, este hecho será interpretado por todos como una actitud negativa por parte de la víctima.
“Entre los tipos de muerte (…) que un pueblo impone a un individuo pueden distinguirse dos formas principales: Una es la expulsión (…) la separación del grupo de pertenencia y la otra forma es la de matar colectivamente (…) todos participan en esta muerte (…) nadie está delegado como ejecutor. Toda la comunidad mata. Ambos tipos de amenaza de muerte son los que emergen en los gobiernos de terrorismo de estado. La expulsión es el exilio. La muerte es la exclusión definitiva” (Lira: 1991: 71)
Quienes ejercen el terrible oficio de acosar constituyen una casta profesionalizada que, habiendo pervertido las reglas de la democracia se ha inventado el oficio de matar “por el arte de porque sí”. Matan a cara descubierta: Son los amos y los demás son sus esclavos. Y como señala Hegel, los amos se diferencian de los criminales en que no necesitan ocultarse para perpetrar sus crímenes.
“El Psicoterrorismo es Tortura, un crimen de Lesa Humanidad cuando se ejecuta contra un grupo social o colectividad. Ni siquiera las convenciones internacionales permiten su práctica en tiempo de guerra entre combatientes no civiles. Cada suicidio por Psicoterrorismo implica un homicidio, una ejecución extrajudicial, pero en conjunto significan un genocidio silencioso
Yo sostengo que tales prácticas son prácticas perversas porque fomentan la desigualdad y el autoritarismo barnizado con argumentos benéficos. Estas prácticas acostumbran a encubrir ilegalidades y fraudes por parte de quien las instiga “En este caso el estado“, y tienen graves consecuencias sociales. Las repercusiones sobre la sociedad son, básicamente dos; por un lado provocan indefensión en la víctima del acoso y por otro fomentan el desarrollo de ideas opresoras y dañan los derechos democráticos. Quien prefiera obviar los hechos, por comodidad, por interés o por temor está colaborando con un verdugo, con la mezquindad de alguien que se cree con capacidad para incapacitar y destruir a otra persona en una situación de terror psicológico. Es una cuestión de conciencia.
“La conducta maligna se basa en dos creencias cruciales: La primera es una situación en la cual se acepta la suposición de que la víctima es débil, incompetente o inferior, y en base a esto se le trata como a un objeto. La segunda creencia se basa en la suposición de que la víctima es una amenaza para la seguridad física o psicológica del perpetrador y por ende cualquier acción destructiva en contra de la víctima está justificada
Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en el que los seres humanos liberados del temor y de la miseria disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias.
Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión

RELACIONADOS:

  1. Luz de Gas
  2. La vigilancia y el acoso organizado como espectáculo
  3. Suicidio inducido por psicoterrorismo “Asesinato Suplicio”
  4. Terrorismo de estado en Cataluña (ESPAÑA)
  5. Abusos psiquiátricos en China “Psiquiatría represiva”
  6. La persuasión coercitiva
  7. Técnicas de persuasión coercitiva
  8. La cultura de la humillación
  9. Delitos contra la integridad moral en el código penal
  10. Asesinato por tortura psicológica
  11. Psicoterrorismo
  12. El síndrome de acoso institucional
  13. Víctima y victimario dos caras de una misma moneda
  14. Humillación pública
  15. Linchamiento moral
  16. Daño moral, daño psíquico
  17. Como actuar si Ud. es víctima de acoso organizado o electrónico

LEER/DESCARGAR: Fenomenología del Acoso Moral.pdf

LEER/DESCARGAR: Un estado en la sombra: Vigilancia y orden público en Colombia

LEER/DESCARGAR: La democracia parlamentaria: Entre los derechos humanos y la razón de estado

VIDEOS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s